REGLAS ESPECIALES PARA HOMBRES JÓVENES (2)

Ir abajo

REGLAS ESPECIALES PARA HOMBRES JÓVENES (2)

Mensaje por hgo1939 el Miér Jun 22, 2016 6:38 pm

REGLAS ESPECIALES PARA HOMBRES JÓVENES (2)
Por otro lado, resuelve, con la ayuda de Dios, huir de todo aquello que puede probar ser una ocasión de pecado.
Es un excelente dicho del buen pastor Hall, "Aquel que quiera ser salvo de las obras del mal, debe evitar ampliamente las ocasiones del mismo." No es suficiente que determinemos no cometer ningún pecado, debemos mantenernos cuidadosamente a distancia de todo aquello que puede llevarnos o inducirnos a pecar. Es a esta prueba a la que debemos someter la manera en que usamos el tiempo, los libros que leemos, las familias que visitamos, la compañía con la cual andamos. No debemos contentarnos a nosotros mismos diciendo, "No hay nada positivamente malo en esto;" tenemos que ir más lejos y preguntarnos, "¿Hay algo en esto que puede ser para mí ocasión de pecado?"
Ésta, recuérdalo, es una gran razón de por qué la ociosidad tiene que ser en gran manera evitada. No es que el estar sin hacer nada es en sí mismo tan positivamente maligno; es la oportunidad que esto proporciona para los malos pensamientos y vanas imaginaciones; es la amplia puerta que se abre a Satanás para introducir las semillas de las cosas malas; es esto lo que debe ser principalmente temido. Si David no le hubiera dado ocasión al diablo al estar ocioso sobre el terrado de la casa en Jerusalén, probablemente nunca hubiera visto a Betsabé, ni asesinado a Urías (2 Sam 11:1-17).
Esta, también, es una gran razón de por qué los entretenimientos mundanos son tan censurables. Puede que sea difícil, en algunos casos, mostrar que estos entretenimientos son, en sí mismos, antiescriturales y malos; pero hay poca dificultad en mostrar que la tendencia de casi todos ellos es en gran manera perjudicial para el alma. Estos entretenimientos siembran la semilla de una mente carnal y sensual, batallan contra la vida de fe, promueven un deseo insaciable, malsano y anti-natural por lo excitante, ministran a los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida, opacan la vista al cielo y a la eternidad y le dan un falso color a las cosas del tiempo, indisponen el corazón para la oración privada y la lectura de las Escrituras, y perturban la comunión con Dios, haciéndola disminuir. El hombre que se enreda en ellos es como el que da ventaja a Satanás; él tiene una batalla que pelear y le da a su enemigo la ayuda del sol, el viento y la colina. Sería extraño si no se encontrara a sí mismo continuamente vencido.
Joven, esfuérzate, tanto como dependa de ti, en mantenerte libre de todo aquello que pueda probar ser perjudicial para tu alma. Nunca le sostengas una vela al diablo. La gente dirá que eres sobre escrupuloso, demasiado estricto, ¿dónde está el gran daño de tales y tales cosas? No les prestes atención. Es peligroso jugar con herramientas afiladas, pero es mucho más peligroso el que te tomes libertades con tu alma inmortal. Aquel que quiera estar a salvo no debe acercarse al borde del peligro. Debe mirar sobre su corazón como un almacén de pólvora, y ser cauto en no tratar ni una chispa de tentación más de la que pueda resistir.
¿Qué sentido tiene que ores, "NO NOS METAS EN TENTACIÓN" a menos que tú mismo seas cuidadoso de no correr a ella; y "librarnos del mal" a menos que tú manifiestes el deseo de mantenerte apartado de sus caminos? Sigue el ejemplo de José, --él no solamente rechazó las insistentes solicitaciones a pecar por parte de la mujer de su amo, sino que mostró su prudencia en rechazar "estar con ella" (Gen 39:10). Pon tu corazón en el consejo de Salomón, no únicamente que "no entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los malos", sino "déjala, no pases por ella; apártate de ella, pasa" (Prov 4:14,15); no únicamente no estar borracho, sino ni siquiera "mires al vino cuando rojea" (Prov 23:31). El hombre que hacía voto de nazareo en Israel, no solamente se abstenía de vino, sino que se abstenía de las uvas en cualquiera de sus formas. "Aborreced lo malo" dice Pablo a los romanos (Rom 12:9); no meramente que no lo hicieran; "Huye también de las pasiones juveniles", le escribe a Timoteo; aléjate de ellas tanto como te sea posible (2 Tim 2:22). ¡Oh, cuán necesarias son tales precauciones! Dina quiso ir fuera entre los malvados siquemitas, para ver sus caminos, y perdió su honra (Gen 34:1,2). Lot quiso poner sus tiendas cerca de la pecaminosa Sodoma, y lo perdió todo excepto su vida (Gen 13:12; 19:1-29).
Jóvenes, sean sabios a tiempo. No estén siempre probando cuan cerca pueden permitir venir al enemigo de las almas, y aun escapar de él; manténganlo a suficiente distancia. Traten, tanto como les sea posible, de mantenerse libres de tentaciones, y esto será una gran ayuda para mantenerse libres de pecado.
J. C. RYLE
La iglesia en Armenia
¡Jesus es el Señor!

hgo1939

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 12/06/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.