COMO UN CRISTIANO DEVE SOBREPONERSE A LOS SENTIMIENTOS DE INFERIORIDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

COMO UN CRISTIANO DEVE SOBREPONERSE A LOS SENTIMIENTOS DE INFERIORIDAD

Mensaje por FE EN CRISTO el Sáb Jul 18, 2015 1:47 pm




Querido Hermano:

Hay un problema que casi todos enfrentamos en un momento u otro. Para algunos es un problema que dura toda la vida. Pero para los jóvenes resulta especialmente hiriente y doloroso.

¿Cuál es este problema que hiere y causa tanto dolor? Es el sentir de que no vales tanto como las otras personas. Es ese horrible sentimiento de que eres feo, poco atractivo y de que a nadie le gustas. Es sentir que eres tonto y que los otros son más inteligentes que tú. Es la creencia de que eres un fracaso y un perdedor. Se llama“sentimientos de inferioridad”.

¿Por qué Tenemos Sentimientos de Inferioridad?

Los sentimientos de inferioridad vienen de aceptar los falsos valores del mundo. Ya hemos visto que los pensamientos erróneos llevan a acciones y sentimientos erróneos. En este caso los sentimientos erróneos son sentimientos de inferioridad.

¿Qué es lo que más valora el mundo? El mundo pone tres cosas por valores máximos:

1 El atractivo físico
2 La inteligencia y
3 El dinero.
La mayoría de la gente, especialmente los jóvenes, creen que es preciso tener estas cosas para poder sentirse contentos con ellos mismos. Vamos a considerarlos.

1.-El Atractivo Físico
Según el mundo, una de las cosas más importantes respecto a una persona, es su apariencia física. El mundo dice: “Si eres una persona hermosa vales mucho; si no eres hermosa no vales mucho y probablemente no serás feliz en la vida”.
Esta es una de las mentiras de Satanás. Aunque no es cierto, mucha gente lo cree, y esto ejerce un tremendo efecto sobre ellos. Hay algunas personas que no se aprecian a sí mismas y otras hasta se odian porque se sienten tan inconformes con su apariencia.

La realidad es que el atractivo físico NO hace a una persona feliz. Un distinguido psiquíatra hizo un estudio de algunas de las mujeres más bellas y los hombres más atractivos para saber cómo se sentían respecto a ellos mismos y cómo se relacionaban con los demás. Después de considerar el resultado de su estudio, dijo: “Ha sido una verdadera sorpresa para mí ver cuánta depresión, melancolía e infelicidad existe entre la gente bella”.
Dios quiere que comprendamos que nuestro valor como personas no depende de nuestra apariencia externa. La Biblia dice:
El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón (1 Samuel 16:7).

2.-El mundo dice: “Si eres inteligente, eres de importancia; si no lo eres, entonces no vales mucho”.

Esta es otra de las mentiras de Satanás. Tu valor no se determina por lo inteligente que seas. Hay jóvenes que tienen mucha dificultad en la escuela. No aprenden tan fácilmente como los demás. Cuando no contestan bien las preguntas en la clase, todos se ríen. Esto los hace sentirse tontos e inferiores.

Mientras más falle una persona en algo, más desalentado se pone. Gradualmente empieza a pensar que es un fracaso completo. Puede llegar a creer que no es capaz de hacer nada bien y deja de intentarlo. Esto trae más fracaso y sentimientos de inferioridad aún más profundos.
Dios nunca valora a una persona por su inteligencia. Cuando el Señor Jesús escogió a sus discípulos, no eligió a los más ingeniosos ni a las personas más inteligentes de sus tiempos. Sino escogió gente común y corriente. La Biblia dice:
Pues, mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles (1 Corintios 1:26).

3.-El Dinero
La tercera manera en que el mundo valora a una persona es por su riqueza. El mundo dice: “Si quieres ser importante y feliz tienes que tener dinero”.

Esta es también una de las mentiras de Satanás. El dinero no hace feliz a una persona ni tampoco determina su valor. El Señor Jesús dijo:
La vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee (Lucas 12:15).
Aquellos que hacen del dinero su meta en la vida, caen en muchos pecados. La Biblia dice:

Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición (1 Timoteo 6:9).
Dios quiere que nos demos cuenta de que no necesitamos dinero para ser felices. La Biblia dice:
Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto (1 Timoteo 6:6–Cool.

¡Cambia tu Manera de Pensar!
La sabiduría es ver las cosas como Dios las ve. Dios nunca valora a las personas por su apariencia, inteligencia, dinero o posición social. Dios trata a la gente rica exactamente en la misma forma en que trata a la gente pobre. La Biblia dice:
Porque no hay acepción de personas para con Dios (Romanos 2:11).
El atractivo físico, la inteligencia y el dinero no son malos en sí mismos. Es el valor exagerado que el mundo le da a estas cosas lo que está mal. El aceptar los conceptos y valores del mundo nos puede llevar a tener sentimientos de inferioridad.
Para cambiar el concepto equivocado de nosotros mismos, debemos cambiar nuestra manera de pensar. Debemos darnos cuenta que nuestro valor como persona no depende de nuestra apariencia, ni de nuestra inteligencia, riqueza o posición social.

Debemos vernos a nosotros mismos como Dios nos ve. ¿Cuánto valemos a los ojos de Dios? Valemos lo que Él pagó por nosotros. Él dio a Su propio Hijo, quien murió para redimirnos. Ese es el valor que nos pone Dios.
Debemos entender también que Dios nos ama y nos acepta tales como somos. Su amor no depende de lo que somos o de lo que tenemos o de lo que hacemos. Dios dice: “No importa si tienes éxito o eres un fracaso; no importa lo que tú puedas pensar de ti mismo; y no importa lo que otras personas piensen de ti . . . ¡Yo te amo!

El aceptarnos tal como nos creó Dios, nos libera. No tenemos que tratar de impresionar a los demás. No tenemos que luchar para obtener el reconocimiento de otros. No es necesario tratar de ser un gran personaje sobresaliente. Somos lo que somos.
Somos amados y aceptados por Aquél que creó el universo. Por lo tanto no es necesario estar ansiosos y excesivamente preocupados por lo que dicen los demás. Dios nos ha aceptado y eso es lo que realmente importa.
Confía en el amor y la sabiduría de Dios para tu vida. Díselo ahora:
“Dios, he sido ingrato y desagradecido contigo. Quiero confesar este pecado ahora mismo y pedirte que me perdones. Te doy gracias por haberme creado tal como soy, y por tu obra en mi vida moldeando mi carácter para que yo sea cada día más semejante a tu Hijo Jesús. Estoy confiando en que Tú harás de mí lo que quieres que yo sea

SALUDOS Y UN ABRAZO EN CRISTO: SU HERMANA FE I love you Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven

FE EN CRISTO

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 08/04/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: COMO UN CRISTIANO DEVE SOBREPONERSE A LOS SENTIMIENTOS DE INFERIORIDAD

Mensaje por Mara el Dom Jul 19, 2015 12:53 am

Gloria Dios Tema Mucho Bendecido Me Hermana Fe Dios te Bendinga mucho su vida
avatar
Mara

Mensajes : 336
Fecha de inscripción : 30/06/2015
Edad : 39
Localización : BRASIL

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.